Posteado por: rabalpopular | 23 enero, 2011

Reacciones y mas información sobre el informe del TC Expoagua 2008


El PP pide una comisión de investigación por irregularidades en la Expoagua 2008 detectadas por el Tribunal de Cuentas.

En una rueda de prensa, la portavoz del grupo municipal del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Zaragoza, Dolores Serrat, ha anunciado que solicitarán la creación de una comisión de investigación sobre las “irregularidades municipales” en la Exposición Internacional Zaragoza 2008 detectadas por el Tribunal de Cuentas y que ahora investiga la Fiscalía, según publica este viernes Heraldo de Aragón.

“Vamos a estudiar el informe del Tribunal de Cuentas y a esperar los resultados de la investigación”, ha indicado Serrat, para señalar que desde el grupo popular “no descartamos nada”. Ha subrayado que “como mínimo, vamos a pedir esa comisión de investigación porque intuíamos algo muy grave y los hechos nos dan la razón”.

Serrat ha precisado que “en lugar de plantear una comisión para analizar la Ley de capitalidad, hay que hacer una comisión para investigar qué ha ocurrido con el dinero de los zaragozanos y saber por qué se han pagado comisiones con cargo a las arcas municipales, por qué se han ocultado desfases y pagado comisiones millonarias”.

En rueda de prensa ha incidido en que el alcalde Belloch “tiene que dar explicaciones porque ha gastado dinero público como si fuera suyo y esperamos que comparezca”.

La concejal ha agregado que “valoramos solicitar una comisión de investigación si el alcalde no lo hace motu proprio”, y ha apreciado que la situación es “muy grave” porque la gestión de Belloch se investiga por la Fiscalía después de que el Tribunal de Cuentas revelara irregularidades en “comisiones ocultas, desfases millonarios, pagos de facturas sin justificación y ocultación de información”.

Además, Dolores Serrat ha reclamado que el alcalde “aparte de la gestión municipal” al que fuera director de Operaciones y Contenidos de Expoagua 2008, Jerónimo Blasco, quien en la actualidad es el consejero municipal de Cultura, Medio Ambiente, Grandes  Proyectos y Participación Ciudadana. Por ello, ha estimado que “la primera medida debería ser apartar de sus funciones al ejecutor de buena parte de esas funciones durante la Expo”, en referencia a Jerónimo Blasco, y que a su entender Belloch trajo al Ayuntamiento de Zaragoza “para perpertuar ese modelo de gestión”.

En este sentido, ha criticado que el alcalde desvía la atención a Expoagua “cuando dice que se extralimitó” para recordar que entonces estaba Jerónimo Blasco, motivo por el que reclaman responsabilidades.

A colación ha apuntado que “la fiesta de Belloch la pagaron todos los zaragozanos de forma irregular y los costes han dejado a la ciudad arruinada e hipotecadas las inversiones futuras”. Ha aseverado que el “despilfarro ha llevado a una decisión del equipo de gobierno sin precedentes de recortar en servicios básicos como la limpieza y el transporte urbano”.

En opinión de Serrat, “está claro que la política de Belloch, que ha llevado a la morosidad, el impago, la quiebra y la pérdida de la calidad de los servicios públicos, es la forma de hacer política de nuevo rico que pagamos todos los ciudadanos”.

Tras recordar que este jueves Juan Alberto Belloch “presumía de su gestión durante la expo y post expo y acusaba al PP de política basura, al tiempo que se anunciaban recortes en servicios públicos”, ha considerado que “hoy estará sonrojado y avergonzado porque las cosas que decía el PP se las dice el Tribunal de Cuentas por las irregulaidades de su gestión  política”.

Serrat ha apuntado que el PP “ya denunció lo que recoge el Tribunal de Cuentas sobre la gestión de despilfarro y caprichos, que son consecuencia de la actual de la situación de las arcas municipales y que ha llevado al equipo de gobierno a llamarnos irresponsables y antipatriotas”.

El Ayuntamiento de Zaragoza pagó 12 millones por gastos que no le correspondían en la Expo

El Tribunal de Cuentas ha detectado que el Ayuntamiento de Zaragoza pagó a Expoagua las partidas de sobrecostes que surgieron en vez de plantear compartirlos con el Ejecutivo aragonés y el Gobierno central. “En los proyectos cofinanciados con las otras dos administraciones, asumió la totalidad del exceso de gasto ejecutado”, afirma el informe aprobado por el pleno del Tribunal de Cuentas en una de sus 44 conclusiones.

Solo por este concepto, el órgano estatal estima que el Ayuntamiento afrontó o va a afrontar pagos que no eran obligados por 13 millones de euros. De estos, determina que 12 millones ya han sido facturados al Ayuntamiento y “la cifra se podría incrementar en un millón de euros por el exceso de coste de las obras ejecutadas” en el Balcón de San Lázaro, “en el caso de que finalmente sea asumido también por el Ayuntamiento”, concluyen. Este dinero que parece que va a asumir en integridad el Ayuntamiento de Zaragoza es la diferencia entre lo que inicialmente se había presupuestado que iba a costar cada proyecto y el que finalmente se pagó a los contratistas.

Respecto al balcón de San Lázaro, el Tribunal de Cuentas no ha logrado tener los datos finales, aunque sí indica que, al cierre de su investigación, el desfase era de al menos 1,7 millones de euros, “sin que tampoco se haya acordado quien asumirá el exceso de gasto”.

“Incidencias” de 10 millones

El informe pone en cuestión también la actitud del Ayuntamiento de Zaragoza en el momento de liquidar las encomiendas que había pendientes. Según explica, en el acuerdo al que se llegó el Ayuntamiento asumió “los gastos derivados de incidencias en la ejecución de contratos, que alcanzaron un importe de 10 millones de euros y que no deberían haber formado parte del coste de las encomiendas”. Por lo demás, en el acuerdo de liquidación al que llegó el Ayuntamiento, este aceptó pagar 12,7 millones de euros “mediante la entrega de una parcela de propiedad municipal valorada en 4,7 millones de euros, el pago de 350.000 euros en 2011 y el resto, 7,6 millones de euros, en 2012 y 2013”.

Por último, el informe también llama la atención sobre que el Ayuntamiento encomendó otros nueve proyectos a Expoagua “que no llegaron a ejecutarse, sin que se haya justificado su falta de realización”.

Las obras municipales en las riberas del Ebro sufrieron un desfase económico de casi un 70%

El Tribunal de Cuentas ha detectado un desfase de casi un 70% en los costes que correspondían al Ayuntamiento por la ejecución del convenio para la recuperación de las riberas del Ebro. En total, sin tener en cuenta la obra del balcón de San Lázaro que financiaba el Ministerio de Medio Ambiente, hubo un gasto de 52,4 millones de euros, 21,4 millones de euros por encima de los 31 que correspondían al Ayuntamiento. El Tribunal de Cuentas advierte que estos sobrecostes no se distribuyeron correctamente entre las distintas administraciones que firmaron el acuerdo.

El informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión del Ayuntamiento de Zaragoza durante la Expo dedica un extenso capítulo a las obras del plan de riberas, en el que se advierten diversas anomalías de tramitación administrativa, fallos de coordinación e irregularidades de los proyectos que le correspondían al Consistorio. Destacan sobrecostes por encima del máximo legal, facturas sin soporte contractual o demoras sin justificar, entre otros problemas. Al Consistorio tenía que acometer, según el convenio, tres actuaciones del plan de riberas: fachada suroeste del Actur, paseo de Echegaray y Caballero y azud. Además, gestionó el balcón de San Lázaro, aunque con financiación de Medio Ambiente.

Según el informe, el coste total de las actuaciones en las riberas ejecutadas por el Ayuntamiento con motivo de la Expo alcanzó 70,8 millones de euros. De este importe, 18,39 millones se corresponden con el balcón de San Lázaro, una obra que ejecutó el Consistorio con financiación del Ministerio de Medio Ambiente. El resto de los gastos (52,4 millones) resultaron superiores en 21,4 millones a los que previó el convenio para el Ayuntamiento (31). De ese exceso, las arcas municipales asumieron 10 millones de euros, mientras que 11,34 los pusieron la DGA y el Estado en cumplimiento del convenio para financiar la segunda fase del azud. No obstante, el Tribunal de Cuentas avisa de que “los excesos de coste no se distribuyeron entre las diferentes entidades”.

Respecto a las obras de responsabilidad municipal, “en todas ellas se produjeron retrasos”. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas destaca que “el más significativo” fue el que sufrió el azud, “cuya primera fase estaba prevista que se finalizara en noviembre de 2006 y la última certificación se emitió 14 meses después”. En este sentido, el máximo órgano fiscalizador pone en evidencia la práctica de emitir certificaciones de obra con fechas posteriores a la finalización de los trabajos. También detecta retrasos en las actas de recepción de las obras: en algún caso se emitieron con posterioridad a la puesta en servicio.

Se pagó de más por el azud

Según el Tribunal de Cuentas, una de las obras con más anomalías fue la del azud, especialmente la segunda fase, que fue ejecutada por Expoagua sin que el Ayuntamiento hubiera hecho ninguna encomienda. La primera fase, que costó 10,1 millones de euros financiados íntegramente por el Ayuntamiento, fue adjudicada sin que contara con aprobación municipal, por lo que el Consistorio no supervisó con carácter previo el encargo que hizo a Expoagua.

Respecto a la segunda, que costó 15,8 millones, el proyecto también fue aprobado por el Ayuntamiento con posterioridad a la adjudicación. Además, se pagaron facturas por valor de 56.301,02 euros sin el correspondiente contrato. Y había más de dos millones de euros en recibos que la Intervención municipal entendía que no debía pagar el Consistorio pero que al final se abonaron. “La consideración, tanto de los reparos de Intervención, como de los gastos facturados ajenos a la encomienda, supondría asumir como gasto ejecutado 23.072.451,78 euros en lugar de la cifra facturada al Ayuntamiento de 25.971.486 euros”, dice el informe.

Los problemas se repiten con muchos proyectos. En la encomienda del balcón de San Lázaro, una de las que más problemas acumula y que todavía no se ha liquidado, faltaba el presupuesto o Expoagua hizo trabajos sin autorización municipal. En el muro del Actur, faltaban certificaciones, se produjeron aumentos de precios que debieron dar lugar a la resolución del contrato y hubo fallos de coordinación que obligaron a demoler obra ya ejecutada. En la zona del Náutico, hubo adjudicaciones sin que el proyecto estuviera aprobado o se pagaron facturas sin contrato.

Enlaces:

Uno y dos artículos del Heraldo.

Descárgate el Informe TC Expoagua 2008


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: